Idiomas CAT

Nuestro último artículo en prensa

La forma ideal de aprender a navegar es obviamente desde la base. Haber sido marinero durante un tiempo nos ayudará a ser mejor patrón. Además de conocer desde la experiencia lo difícil que puede ser encapillar una amarra en el noray desde la embarcación o preparar un café con una mar formada, nos servirá para gestionar más apropiadamente la tripulación y saber qué podemos pedirles.
En España no tenemos a nivel recreativo ninguna titulación que nos certifique como tripulación eficiente: saber utilizar las amarras correctamente, poner un rizo, manejar la maniobra de fondeo o simplemente mantener el rumbo a vela. En definitiva, todas aquellas maniobras que pedimos constantemente a quienes nos ayudan y que deben sufrir nuestros nervios cuando no lo hacen como esperábamos. La consecuencia más directa es que nos convertimos en patrones que no sabemos delegar, nos alejamos del objetivo de ser un equipo y pasamos a ocupar el papel “de gran líder” sin autonomía para los demás.
Así que a todo aquel que me pregunta si su pareja o sus familiares también debieran “sacarse una titulación para ayudarlos” les digo que no, que yo invertiría mejor el dinero en un curso “Competent Crew” de la RYA británica. Si la titulación en sí no es lo que se busca, sino más bien el conocimiento que nos permita a todos navegar más eficientemente (y por tanto con mayor seguridad), este es la formato ideal.
Cuatro días (seguidos o en dos fines de semana) a bordo con un instructor que nos enseñara todo lo necesario para ser un tripulante eficaz:
– Manejo de velas: manejo de escotas y winches, toma de rizos, doblar velas, cambio de velas en navegación.
– Manejo de amarras.
– Conocimiento del material de seguridad.
– Comprensión de lo que una maniobra de hombre al agua implica.
– Ser capaz de hacer una guardia.
– Manejo de la embarcación auxiliar.
– Uso del fondeo.
Solo con imaginar tener un tripulante eficaz en esas tareas la travesía se vuelve más fácil y cómoda. Tampoco es extraño encontrar tripulantes que finalmente resultan más competentes en dichas tareas que el propio patrón.
Si, por el contrario, se busca una titulación que nos habilite como patrones iría al formato “a bordo” . Para titulaciones españolas encontraremos el PER a bordo y para banderas inglesas o patrones que vayan de “segundos” en banderas españolas, sin duda recomendaría el que en mi opinión es el mejor curso con diferencia: Day Skipper.
Cinco días a bordo que convertirán en los que los aprendices se convertirán en patrones seguros y eficaces. El formato “a bordo” implica conocer todos los aspectos de la embarcación, desde la maniobra hasta la habitabilidad y el comfort. Es un aprendizaje integral.
En ocasiones, en formatos ordinarios de cursos, tenemos la teoría por un lado, la práctica por otro, donde quizás encontramos un número excesivo de alumnos y poco tiempo para la práctica. Ser un patrón fiable va mucho más allá de saber amarrar o ser capaz de ganar una regata. Las habilidades que debe dominar un patrón debieran ser:
– Habilidad en la maniobra
– Correcta planificación de la travesía.
– Manejo apropiado de la tripulación.
– Dominio de mecanismos y procedimientos de emergencia -consciencia de las limitaciones del patrón, de la tripulación y del barco.
Tales estándares solo se consiguen pasando horas embarcado con personas que te puedan enseñar. Mi voto para cualquier formato de curso residencial.
A navegar se aprende navegando…

No hay comentarios.

Deja un comentario

Yacht Point, S.L. utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies