Idiomas CAT

Navegación a vela: cómo ceñir sin frustraciones.

En la navegación a vela ganar barlovento es fundamental: puede marcar la diferencia entre una excitante travesía o una inacabable navegación.

Partimos, sin embargo, limitados por el diseño del barco y por el estado de la mar. Hay barcos que ciñen mejor que otros y siempre podremos ganar unos grados más con mar plana que con marejada. Una vez aceptadas las limitaciones previas, depende del patrón el rendimiento de la ceñida.

Velocidad.

No se puede ceñir sin velocidad. Hay que “darle camino”, hacerlo correr antes de orzar al máximo.  Cuando no tienes suficiente velocidad y nos empeñamos en apuntar más de lo debido, el abatimiento de la embarcación aumenta. Y quizás sin ser consciente de ello, uno se siente ciñendo con maestría. No obstante una rápida visión al rumbo efectivo (COG) demuestra lo contrario. No te mueves hacia donde te indica la proa, estás derivando.

Sin velocidad la orza pierde sustentación.

La velocidad la obtendremos al caer un poco sobre el rumbo de ceñida que buscamos. Un barco que cae ligeramente (unos 5 grados) al inicio de una ceñida y que una vez ganada la velocidad orza hasta el rumbo ideal llegará antes a un punto en barlovento que el que comienza a ceñir directamente. Este segundo barco irá más lento y abatirá más que el que optó por “desviarse” al caer. La navegación a vela no se trata de seguir líneas rectas. Más bien en sinuosas derrotas buscando la presión óptima.

Trimado.

No cacemos las escotas en exceso. Salvo cuando tenemos viento fuerte (nos sobra presión) el pujamen del génova/foque debe tener algo de curvatura (en función de la intensidad de viento) y la baluma debe estar cerrada (salvo cuando la escora es excesiva) para no dejar escapar potencia.

Las escotas irán un poco más sueltas cuando estamos en la fase de velocidad y se cazarán ligeramente a medida que vamos ganando ángulo.

Las viradas por avante deben ser metódicas. Sobre todo no largar escotas antes de hora: dejemos que el grátil (primer 1/3 de la vela como máximo) flamee antes de largar. Amollar un par de centímetros la escota de la mayor antes de mover la caña nos dará un plus de potencia muy importante a la salida de la virada (al haber frenado el barco necesitamos ganar velocidad antes de llevar la mayor a su lugar definitivo).

Se trata de ganar velocidad para después ganar ángulo. Cada vez que el barco se frene (virada, role, oleaje…) nos tocará caer unos grados, aumentar velocidad y escora y a continuación recuperar ángulo acompañando el proceso con tensión de escotas.

No intentemos orzar sin potencia, o nos iremos de costado.

Dani de Bita.

 

Yacht Point, S.L. utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando o pulsa el botón "ACEPTAR" consideraremos que acepta todo su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies